All for Joomla All for Webmasters

Palabras del Director

"¿Quién le dijo,[...]que el trigo produce espiga al día siguiente de ser sembrado?Lo que ahora hay que hacer es sembrar,para cosechar después.Quizá los frutos no los vea Ud.,ni yo,pero se debe empezar ¡Ahora!" Con estas sabias palabras inició su obra el 25 de Mayo de 1925,el entonces Prefecto de la Araucanía Monseñor Guido Beck de Ramberga,se podría decir que estas constituyen la primera piedra de lo que hoy es el Seminario "San Fidel".El propósito de ese entonces era la de formar sacerdotes que hablaran la misma lengua y que conocieran a los suyos,con una "exigencia de buen rendimiento"como lo manifestara el primer Rector,el Hermano Antonio.
Hoy cuando el tiempo ha transcurrido,mucho trigo se ha sembrado por el Seminario "San Fidel" en sus noventa años de servicio a la educación chilena y específicamente a los hijos de los sanjosinos y a las comunidades aledañas. También se hacen muy presentes las expresiones de su fundador. Porque el trigo sembrado ha producido espigas muy variadas, de sus aulas han emanado sacerdotes para la Iglesia de Cristo,profesionales,técnicos pero por sobre todo,hombres y mujeres de bien que se desempeñan hoy en las diferentes áreas del quehacer nacional e internacional.
También tuvo su sabiduría al decir: ahora hay que sembrar.Tarea que cada día realizan todos los miembros de esta institución: profesores,profesoras,personal administrativo y auxiliares de servicio,contando siempre con la adhesión y el apoyo permanente de los padres y apoderados a este proyecto educativo que se resume en el lema del Seminario "San Fidel" Virtus et Sapientia,virtud y sabiduría. Norte del quehacer formativo de la institucón desde el momento de su gestación allá en ese 25 de Mayo de 1925 y que aún tiene plena vigencia, porque la sociedad de todos los tiempos necesita y necesitará de hombres y mujeres íntegros formados al alero del evangelio y que se desarrollen desde la dimensión personal,social y trascendente,entendiendo que su profesión u oficio no es más que una herramienta para servir a la familia,a la comunidad y a la patria.
Este año, cuando esta casa de estudios está cumpliendo noventa años y han crecido espigas y se han realizado ya muchas cosechas con variados sembradores que han puesto su empeño para que la cantidad de los frutos sea cuantiosa y de calidad y así seguir sembrando la tierra de jóvenes forjados en la disciplina,la perseverancia y el respeto y cuando ya mañana éstos cultivadores de hoy ya no estén, otros seguirán formando. Y esos frutos no los veremos,serán otros los encargados de continuar el legado trazado de Monseñor Guido Beck de Ramberga y sus continuadores. A seguir sembrando para cosechar

 

Pedro Luis Cid Coilla

Director